¿Cómo afectará la subida de tipos en los productos bancarios?

27.08.2018

Los últimos cambios del sistema bancario

Durante más de cinco años los usuarios bancarios han convivido con unos tipos de interés excepcionalmente bajos. Hasta el punto de situarse en el 0% por parte del Banco Central Europeo (BCE) en su deseo de combatir la recesión económica. Pero este escenario ya no va a durar mucho más tiempo, tal y como han advertido las autoridades monetarias comunitarias. En sus comunicados más recientes han expresado que esta subida, aunque controlada, en los tipos de interés en la zona euro se desarrollará a principios del próximo año.

Pero, ¿cómo va a afectar esta importante medida entre los usuarios bancarios? Pues desde luego que no de una manera uniforme ya que mientras sus operaciones de ahorro se verán favorecidas por este movimiento en el precio del dinero, no ocurrirá lo mismo con la financiación privada. Es decir, que la demanda de cualquier línea de créditos (préstamo personal, hipoteca o destinado para el consumo) presentará una condiciones más expansivas y que se reflejará en un alza en el interés de estos productos financieros.

Subida de tipos: más interés en depósitos

Banner 300x250

Los ahorradores españoles estarán muy contentos ante el advenimiento de este nuevo escenario monetario. Porque todos los productos destinados al ahorro mejorarán sus márgenes de intermediación. No solamente en las imposiciones a plazo fijo, sino en otros de especial predilección por parte de los clientes: pagarés bancarios, cuentas de alta remuneración y hasta los propios bonos corporativos. Desde luego que el incremento de la rentabilidad no será para nada espectacular, pero sí que al menos que servirá para salir de la rentabilidad mínima en que se han mantenido estos formatos durante los últimos años.

El alza en el tipo de interés provendrá en función de la subida concreta en el precio del dinero. No será lo mismo si es en un cuarto de punto como en un 1%. Si como todo parece ser que estará más cerca del primer nivel que del segundo, la rentabilidad de los productos de ahorro se materializará casi proporcionalmente bajo estas cuantías. De esta forma, la rentabilidad media de una imposición bancaria a un plazo de 12 meses se podría instalar muy cercana al 0,30%. Como consecuencia de su aplicación, para una aportación de 10.000 euros supondrá unos ingresos adicionales en torno a 50 euros todos los años.

Costará más dinero financiarse

Por el contrario, demandar cualquier clase de préstamos ya no tendrá las mismas y benévolas condiciones en su contratación que hasta este año. Por una razón muy fácil de entender y es que el dinero que se prestan entras las entidades bancarias será más caro. En este sentido, para una previsible subida de un cuarto de punto, tendrá una repercusión de entre medio y un punto porcentual en los intereses de los créditos que cobrarán a sus clientes.

Desde luego que los usuarios tendrán que dedicar un mayor esfuerzo para su amortización. Algo que es extensible también a las hipotecas ya que ya no contarán con los diferenciales tan competitivos que presentan en estos momentos. Hay que dejarse de pensar en ofertas por debajo del 1% y volver a la realidad que exigen los nuevos tiempos. Por lo pronto y de cara al próximo ejercicio es mucho más probable que los diferenciales de los créditos hipotecarios se acerquen más al 2% que al 1%. De todas formas, los clientes que tengan formalizada su financiación con una hipoteca a tipo de interés fijo no deberán temer por este nuevo escenario. Porque sus condiciones e interés permanecerá inamovible, por mucho que crezca el precio del dinero a partir de 2019.

José Ignacio Recio

Últimos artículos:

Cuando se está en un apuro y no se tiene tiempo para conseguir dinero, la alternativa perfecta pueden ser los microcréditos. Se trata de un tipo de crédito pensado en aquellas personas que tienen que solventar caprichos determinados o tienen que pagar una deuda puntual. Este instrumento de financiación no deja de ser un tipo de préstamo personal...