¿Cómo son las cuentas para las parejas?

15.05.2019

Las cuentas para las parejas es un nuevo formato que las entidades bancarias han diseñado para que sus integrantes puedan gestionar su dinero desde una misma herramienta financiera. A primera vista de trata de una cuenta a la vista normal y con todas sus características más relevantes. Pero en el momento de analizar sus condiciones de contratación se pone de manifiesto que aporta algo más a sus titulares. Para empezar, debe ser suscrita por una pareja y con la firma de los dos titulares que podrán disponer del dinero en cualquier momento y situación.

No es cuenta unipersonal, sino que por el contrario está destinada a las parejas que van a iniciar un nuevo proyecto o vida en común. Desde este planteamiento general, se trata de un producto de ahorro con una utilidad para el desarrollo de la boda. Entre otras razones porque desde este instrumento bancario podrán realizar los gastos que genera este evento social: fiestas, viajes, banquete o la compra del vestuario para un día tan excepcional como será este.

Cuentas para las parejas: exenta de comisiones

Esta clase de cuentas tan específicas se caracteriza fundamentalmente porque está libre comisiones y gastos en su gestión o mantenimiento. Aunque por el contrario, no es remunerada ya que su tipo de interés es del 0 %. Tampoco es necesario vincularla a otros productos bancarios (programas de ahorro, fondos de inversión o seguros). Ni tan siquiera se impone el requisito de domiciliar la nómina o los ingresos regulares por parte de los trabajadores por cuenta propia. Es decir, es una cuenta absolutamente convencional desde los puntos de vista con la excepción de que va dirigida a las parejas.

Los Expertos Financieroshttps://online.adservicemedia.dkhttps://impr.adservicemedia.dk

Por otra parte, una de sus mayores utilidades reside en el hecho de que ambos titulares pueden depositar sus ahorros y bajo la cuantía que consideren como necesario para afrontar sus gastos más inmediatos. En cierta forma son dos cuentas en una sola, y sin la necesidad de mantener un saldo mínimo en la misma todos los meses. No en vano, su flexibilidad es uno de sus denominadores comunes más relevantes.

Con tarjetas de débito para los dos

Otra de las aportaciones que genera la formalización de esta cuenta es que lleva aparejada dos tarjetas de débito, una para cada miembro de la pareja. Para que de esta forma, estén en completa disposición para realizar sus respectivos abonos y retirada de efectivo desde los cajeros automáticos. Cada uno por su lado y sobre el mismo saldo de la cuenta de ahorro. Con el beneficio de que tan solo habrá que pagar una comisión de emisión y mantenimiento por uno solo de los medios de pago recibidos.

Mientras que por otra parte, el tratamiento fiscal de la cuenta para parejas será equitativo para los dos miembros, independientemente de quien sea el que haya utilizado más fondos para sus necesidades personales. Por otro lado, podrán domiciliar en la cuenta todos los recibos domésticos que deseen (gas, agua, luz, etc.).Sin ninguna clase de restricciones que les pueda perjudicar en estas actuaciones bancarias.

Por último, destacar que estas cuentas todavía no se conforman como mayoritarias en la actual oferta bancaria ya que se ofrecen bajo promociones muy puntuales por parte de las entidades. Con el incentivo de que pueden servir para gestionar la lista de boda en el momento de su enlace matrimonial. Incluso para acceder a líneas de crédito que tienen como finalidad sufragar los desembolsos de este importante evento social. En condiciones muy similares a los créditos para particulares, pero con la ventaja de que está previamente concedido. Sin el requerimiento de su oportuna aprobación por parte de sus emisores.

Si estás buscando una cuenta completamente gratuita y 100% online, pulsa aquí:

José Ignacio Recio