¿Pueden evitarse los descubiertos en cuenta corriente?

04.07.2019

Desde luego que una de las situaciones más desagradables por las que puede pasar un usuario bancario es estar en números rojos en su cuenta a la vista. No sólo porque no podrá operar momentáneamente con esta herramienta bancaria tan indispensable. Sino también porque llevará aparejada la aplicación de una penalización que puede llevar a que los gastos de los clientes sean mucho más de los inicialmente presupuestados. Hasta el punto de crearle un serio problema que exigirá salir de estas posiciones a la mayor brevedad de tiempo para evitar males mayores en sus posiciones respecto a la entidad bancaria.

Los descubiertos en una cuenta corriente no es una penalización más, sino que es una de las más exigentes del sector bancario. Está cuantificada sobre el 5 % aproximadamente del saldo negativo, con un cargo mínimo en torno a 20 euros y que se liquida automáticamente sobre el importe más elevado generado desde el descubierto. De esta manera, será una muy mala operación contar con números rojos en este producto bancario porque la deuda podrá elevarse poco a poco si no corta a tiempo. Aunque en estos momentos hay muchas formas para evitar los descubiertos en la cuenta corriente. ¿Conoces en qué consisten estas estrategias para eliminar de raíz estos gastos imprevistos?

Descubiertos en cuenta corriente: vincular la nómina

El primer sistema para quitar los números rojos de las cuentas bancarias pasa por domiciliar la nómina a través de una cuenta de estas características. Porque en efecto, si los usuarios llevan a cabo esta actuación se estarán protegiendo de esta situación tan incómoda para sus intereses personales. Entre otras razones, porque dispondrán de un colchón bastante amplio hasta donde podrán estar en descubierto sin ninguna clase de comisiones ni penalizaciones.

Aunque parezca increíble, la contratación de los créditos destinados para la inversión (compra y venta de acciones, fondos de inversión o ETFs) llevan aparejados que sus titulares estén libres de mantener posiciones deudoras. Como consecuencia de un inventivo adicional para suscribir este producto financiero. 

Clientes preferentes: negociar con el banco

Es bien cierto que la principal solución para no caer en números rojos reside en salir con rapidez de las posiciones deudoras en la cuenta. No obstante, los clientes preferentes estarán en mejores condiciones para no llegar a estos límites que incidirán en constantes recargos y comisiones por el estado real en sus cuentas personales.

Desde luego que hay una razón de peso para optar por esta estrategia y es que tan solo será necesario negociar las condiciones con la entidad financiera y poner un tope a los descubiertos. A cambio, el cliente deberá presentar un inmaculado historial bancario, disponer de un saldo más potente de lo habitual y por supuesto tener otros productos suscritos con la entidad financiera. Líneas de crédito, plan de pensiones o fondos de inversión, entre algunos de los más populares.

Por otra parte, es muy útil tener contratada más de una cuenta en el mismo banco porque de esta manera se podrá traspasar dinero de manera urgente a la cuenta a la vista afectada por estos movimientos. Además, se evitará que las comisiones y penalizaciones puedan ir creciendo por impago en los plazos correspondientes y se encarezcan sensiblemente con el paso de los meses.

Si todavía no conoces tu scoring y deseas calcularlo, pincha aquí

José Ignacio Recio