¿Qué son los microcréditos sociales y que personas pueden acceder?

27.11.2018

¿Qué son los microcréditos sociales?

Los microcréditos sociales es una línea de financiación a la que pueden acogerse las personas con menor poder adquisitivo o en situación de exclusión social. Está dirigida a familias o personas individuales cuya renta conjunta sea igual o inferior a 17.200 euros, que es el umbral de la pobreza estimado para familias de dos miembros y con dos hijos menores. Sin que puedan acceder a ninguno de los créditos que comercializan las entidades bancarias ya que están excluidos de los canales de comercialización tradicionales por sus propias limitaciones económicas.

Otra de las características más relevantes de este producto tan especial es que está concebido para financiar proyectos ligados a su desarrollo personal y familiar. 

Como por ejemplo, las necesidades más puntuales de personas con discapacidad, problemas de educación en familias monoparentales o los gastos derivados de la vivienda. 

Aunque precisamente son las condiciones de contratación lo que define a los pequeños préstamos sociales ya que son más benévolas y no ofrecen tantos impedimentos como la generada desde la financiación más convencional por parte de las entidades de crédito.

Microcréditos sociales: sus condiciones

Si se cumplen todos los requerimientos para sus demandantes, las mejoras son muy visibles desde el primer momento. Una de las novedades que presentan estas líneas de crédito es que llevan incorporado un periodo de carencia de entre 6 y 12 meses. En el cual, sus titulares tan solo tendrán que preocuparse de la devolución del dinero prestado, sin abonar intereses en este periodo.

Otro de los denominadores comunes es que ofrece un tipo de interés fijo durante toda la vida de la operación. Para que de esta forma, pueda planificarse su correcta devolución a través de la misma cuota mensual hasta su vencimiento. Pase lo que pase en los mercados financieros y sin ninguna vinculación con la evolución de los tipos de interés. Como consecuencia de esta estrategia comercial, los usuarios no tendrán ninguna sorpresa en su pago durante toda la duración del micro préstamo. Por otra parte, financian la totalidad (al 100%) del proyecto requerido por los demandantes: reagrupamiento familiar, adquisición de transporte necesario, etc.

Tipo de interés más bajo

De todas formas, el principal aliciente para formalizar los microcréditos sociales son sus intereses más bajos. En este sentido, puede rebajarse hasta varios puntos porcentuales respecto a las tarifas de los créditos bancarios habituales en cualquier oferta financiera. Es decir, para una demanda en torno a 10.000 euros implicaría una rebaja por este concepto cercana a 300 euros. Además, está diseñados libres de comisiones y otros gastos en su gestión o mantenimiento.

Por lo que respecta a los plazos de amortización, no hay especiales diferencias respecto a la oferta actual por parte de los bancos. Con un periodo máximo de devolución que llega a alcanzar los diez años, en función del importe requerido. Mientras que otra de sus aportaciones más relevantes es que no exigen ninguna clase de garantía real (inmuebles, garajes u otra clase de propiedades) ni de avalista.

Uno de los grandes inconvenientes para formalizar los microcréditos sociales reside en el hecho de que son muy pocos los que están disponibles actualmente en el mercado bancario. No son comercializados directamente por los bancos, sino por entidades que están especializadas en la emisión de microcréditos a familias y personas con pocos recursos económicos.

Si estás buscando un microcrédito, pulsa aquí:

José Ignacio Recio

También podría interesarte...

Tarjetas online

Descubre nuestra selección de tarjetas online totalmente gratuitas

Pulsa aquí >

Hipotecas online

Las mejores hipotecas disponibles en el mercado para tu nueva casa

Pulsa aquí >

Últimas publicaciones del mes

Cuando se está en un apuro y no se tiene tiempo para conseguir dinero, la alternativa perfecta pueden ser los microcréditos. Se trata de un tipo de crédito pensado en aquellas personas que tienen que solventar caprichos determinados o tienen que pagar una deuda puntual. Este instrumento de financiación no deja de ser un tipo de préstamo personal...