6 consejos para contener los gastos en una tarjeta de crédito

02.08.2018

La tarjeta de crédito y el descontrol

Uno de los mayores riesgos en la titularidad de una tarjeta de crédito es un uso desmedido de su financiación y que puede llevar a que el nivel de endeudamiento se eleve muy peligrosamente. En este sentido, la banca experimentó un serio repunte del 27 % de la morosidad en el crédito al consumo. En donde buena parte de estos préstamos están vinculados a las tarjetas de estas características. Para no caer en una situación no deseada por parte de los usuarios, no habrá otro remedio que cumplir con una serie de consejos que pueden ser muy útiles en la gestión de este medio de pago universal.

  • No abusar de los formatos a crédito. 
    Una excelente estrategia para contener los gastos en una tarjeta de crédito pasa necesariamente por restringir todos los cargos que requieran un pago de intereses y comisiones. Tan solo habrá que realizar los totalmente indispensables (reservas turísticas, gastos no previstos o los que necesiten de este plástico) y siempre que se pueda habrá que anteponer en su uso la tarjeta de débito. Será una forma para tener mejor controlados el desembolso y que no repercutirá en un incremento del nivel de endeudamiento.
  • No utilizarlas para saldar deudas. 
    Bajo ningún aspecto deberán utilizarse las tarjetas de crédito para amortizar otra línea de crédito. Este es un grave error que terminará pagándolo el usuario debido a que abonará doblemente el tipo de interés: el del crédito contratado y de la propia tarjeta. Es preferible optar por otra clase de soluciones ante la llegada de este escenario, como por ejemplo renegociar la deuda con la propia entidad financiera. No en vano, si se utiliza este recurso que proporcionan las tarjetas de crédito con toda seguridad que el endeudamiento se agravará considerablemente.


  • No dejarse seducir por estos plásticos.
    Uno de los mayores peligros que se deriva en la utilización de un plástico de estas características es que podrá usarse eternamente bajo la falsa creencia de pensar que es nuestro dinero. Antes de pagar un recibo o una compra habrá que analizar minuciosamente el coste total que tendrá esta operación. Con toda seguridad que hará reflexionar sobre la conveniencia de la actuación.
  • No incrementar los límites de pago.
    Todas las tarjetas de crédito tienen un límite en la financiación del que no podrá excederse, aunque sí variarse en cualquier momento. Es muy práctico seguir siempre con el mismo y no pasarse de lo estrictamente necesario para cuadrar el presupuesto personal o familiar. En especial, teniendo en cuenta los ingresos mensuales disponibles en la cuenta corriente. Porque cualquier variación sobre el importe al que puede accederse será una tentación que pondrá a prueba a los usuarios de estas tarjetas.

  • Evitar compras con tarjetas de crédito.
    Al acudir al supermercado o centro comercial se puede prescindir perfectamente de estas tarjetas. No hay motivo para utilizarlas ya que además algunos de estos establecimientos cuentan con sus propias tarjetas de fidelización. En donde se incluye el aplazamiento de los pagos sin intereses. Por tanto, no tiene sentido usar un medio de pago que solo servirá para endeudarse de forma innecesaria.
  • Controlar los gastos.
    Por último, conviene repasar con mucho detalle todos los meses los extractos de la tarjeta de crédito contratada. No en vano, uno de los mayores errores que cometen sus titulares es no informarse sobre la deuda pendiente y de esta forma son más sensibles a realizar nuevos cargos con las tarjetas de crédito. Hasta que llegue el momento de recibir una desagradable sorpresa.
Banner 300x250

Si estás buscando la tarjeta de crédito más ventajosa del mercado, con cero comisiones, completamente gratuita y 100% online, echa un vistazo aquí:

José Ignacio Recio

No te pierdas nuestras últimas publicaciones 

La falta de liquidez para afrontar los gastos dada la reducción del empleo y la actividad comercial a causa de la pandemia aumenta cada vez más entre las familias españolas, por lo que muchos han tenido que recurrir a pedir un aplazamiento en el pago de una hipoteca o a la solicitud de un préstamo personal. Analicemos si es el...