Motivos por los que el banco puede denegar un crédito

30.04.2019

6 motivos por los que el banco puede denegar un crédito 

Uno de los peores momentos por lo que puede atravesar un cliente es cuando su petición de crédito es denegada definitivamente por el banco. Se trata de una gran decepción que puede que le puede llevar a buscar la financiación requerida a través de otras vías extra bancarias, como última alternativa para dotarse de liquidez ante cualquier necesidad económica. En cualquier caso, son muchos los motivos que originan que una entidad financiera no apruebe la operación. Desde luego que es muy conveniente conocerlos para que se analicen los grupos de riesgo en la concesión de una línea de crédito.

Primera clave: estar en una lista de morosos

Estar incluido en esta relación es la primera señal que detectan los bancos para denegar el crédito a sus clientes. En este sentido, no tienen ningún problema para acceder a estas listas (ASNEF, RAI, etc.) y en pocos minutos detectaran si el demandante es deudor y bajo qué cantidades. Si este fuera el caso, las posibilidades para obtener un crédito son nulas ya que el riesgo de la operación es muy elevado para las entidades y prefieren no dar vía libre a la demanda.


Si usted quiere conocer si está inscrito en el fichero de morosos "Asnef-Equifax",
pinche aquí >

Segunda clave: no contar con una nómina

Los demandantes de cualquier clase de financiación deberán ir con su nómina por delante en el momento de solicitarla. No contar con este importante requerimiento será un inconveniente infranqueable en los deseos de los usuarios. Porque el banco lo que busca es sobre todo seguridad y esto se traslada a que el cliente aporta una estabilidad en su vida laboral para responder del crédito.

Tercera clave: historial bancaria deficiente

Los pésimos clientes no es el perfil más adecuado para que les aprueben su crédito. No puede olvidarse que las entidades financieras antes de tomar su decisión analizarán con mucho detalle el expediente bancario del usuario y cualquier incidencia negativa jugará en su contra. Como por ejemplo, retraso en los pagos, impagos en las tarjetas de crédito o cierta tendencia a estar en números rojos en la cuenta corriente. 

Cuarta clave: tener otros créditos contratados

Contar con otras líneas de crédito en activo (créditos al consumo, tarjetas de crédito, hipotecas, etc.) no es la mejor carta de presentación para buscar una nueva financiación. No en vano, se incrementará sensiblemente el nivel de endeudamiento, excepto si se cuenta con un respaldo económico suficientemente potente como para realizar la operación. En este sentido, los consejos del Banco de España van encaminados en el sentido de que los particulares no pueden endeudarse más del 35 % sobre sus ingresos regulares.

Quinta clave: inestabilidad laboral

Tener un empleo temporal, por periodos discontinuos o estar en situación de desempleo son motivos más que suficientes como para rechazar la solicitud de sus demandantes. Por el contrario, si aportan una relación estable de muchos años en la misma empresa y unos ingresos ajustados a la demanda del préstamo serán unos aspectos muy valorados por parte de las entidades financieras. Más allá de la edad que presenten los solicitantes ya que lo que desea los bancos es que su salario respalde la operación con mayor seguridad.

Sexta clave: poca relación con la entidad

Por último, la falta de una vinculación directa con el banco supondrá un serio problema para conseguir los objetivos. Desde esta perspectiva, es preferible canalizar esta demanda a través del banco de siempre que desde otro con pocos años como cliente. Es preferible que conozcan al cliente y si este es preferente hasta conseguirán su crédito con una bonificación en los intereses. Con una rebaja de unas cuantas décimas porcentuales respecto a la tarifa original.

Si quieres calcular tu credit scoring, pincha aquí:

José Ignacio Recio