Cancelación de los depósitos bancarios

27.07.2018

Uno de los mayores problemas que conlleva la contratación de un depósito a plazo es todo el proceso que se puede desarrollar cuando sus titulares necesitan rescatar, parcial o totalmente, las aportaciones monetarias que han realizado. Es lo que se llama la cancelación de los depósitos bancarios y que puede llevar a que los usuarios puedan sentirse más indefensos ante la aparición de esta incidencia técnica. En especial, en las imposiciones que disponen de un plazo de permanencia más elevado, normalmente entre 2 y 4 años y que son más propensas a estas operaciones.

Pues bien, el primer aspecto en el que hay que fijarse en un depósito es si permiten su cancelación anticipada.  Su tarifa oscila entre el 1% y 3% sobre los intereses devengados por este producto bancario. Pero con una pequeña diferencia, y es que esta comisión se empieza a aplicar en el preciso momento en que lleva a cabo el rescate y siempre sobre los intereses cobrados hasta ese momento.

Cancelación de los depósitos, ¿qué condiciones?

Desde luego que uno de los escenarios más habituales es el de la negociación. En efecto, en buena parte de las propuestas depositarias están regidas bajo una gran flexibilidad. Esta característica se trasplanta a que si el titular de este producto bancario desea cancelarlo no tendrá ningún problema para llevar a cabo esta actuación. Pero a cambio no tendrá otra solución que renegociar su rentabilidad con la entidad emisora de la imposición. 

Otros de los aspectos a tener en cuenta en esta operación es el que tiene que ver con los cambios de condiciones en el contrato. No habrá comisiones ni penalizaciones, pero sí en cambio un descenso en la rentabilidad de este producto bancario. Hasta el punto de que puede verse reducido a la mitad de lo previamente pactado entre ambas partes del proceso: usuario y entidad bancaria. 

¿Cómo puede evitarse este escenario?

Hay que recordar que este formato de ahorro no retribuye a sus titulares con dinero en efectivo, sino por el contrario lo realiza por medio de sugerentes regalos. En todos los casos, por tanto, no habrá otra solución que mantenerse en las posiciones hasta su vencimiento para recuperar el dinero y sus correspondientes intereses.

En cualquier caso, los clientes dispones de algunos mecanismos de autodefensa para evitar esta situación. Uno de los más eficaces pasa necesariamente por suscribir imposiciones con plazos de permanencia más cortos (entre 1 y 6 meses). En donde siempre habrá mayor margen de tiempo para disponer de las aportaciones monetarias ante alguna necesidad que pueda surgir en el hogar: deudas ante terceros, pagos fiscales o sencillamente abonar las facturas domésticas.

Por otra parte, también debe analizarse con mucho detalle si merece realmente la pena pagar esas comisiones ya que seguramente anularán el interés anunciado por parte de las entidades bancarias. Como por ejemplo, a través de un adelanto de nómina, utilizando la tarjeta u otras opciones más favorables para los usuarios. 

José Ignacio Recio

Podría interesarte...

Tarjetas de crédito

Sin comisiones, totalmente online y sin gastos de apertura.

Solicita aquí tu tarjeta



Hipotecas online

Las mejores propuestas adaptadas a tus necesidades.

Solicita aquí tu hipoteca



Banner 300x250

Préstamos online

Si necesitas un préstamo para un gasto inesperado, reunificar deudas, un viaje, un coche nuevo o para asuntos personales descubre cuál es tu scoring.

Pulsa aquí para solicitar tu préstamo online

Banner 300x250

Lee lo nuevo de este mes 

La falta de liquidez para afrontar los gastos dada la reducción del empleo y la actividad comercial a causa de la pandemia aumenta cada vez más entre las familias españolas, por lo que muchos han tenido que recurrir a pedir un aplazamiento en el pago de una hipoteca o a la solicitud de un préstamo personal. Analicemos si es el...