Créditos sin intereses a través de las tarjetas: ¿cómo conseguirlo?

18.06.2019


Demandar una pequeña línea de crédito a través de la tarjeta de crédito ya es posible debido a la puesta en marcha de ciertos plásticos que cumplen con esta característica. No obstante, requerirán una serie de condicionantes que no todos los usuarios podrán aceptar. En cualquier caso, se trata de una propuesta bancaria que tiene por objetivo incentivar el consumo de sus titulares por encima de cualquier estrategia comercial. Para que de esta forma, estén en mejor disposición de llegar a final de mes en una mejor posición en su saldo bancario y que su nivel de endeudamiento no se dispare.

Dentro de estos importantes condicionantes, las entidades bancarias han preparado una cuidada oferta de créditos sin intereses a través de las tarjetas. ¿Deseas conocer como son y que exigencias debes acatar para ser beneficiario de uno de estos plásticos? Pues bien, para contratarlos tan solo te demandarán que seas cliente del banco emisor y no tengas deudas pendientes con el mismo. Por otra parte, al formalizarlos, los usuarios se encontrarán con la agradable sorpresa de que no tendrán que pagar ninguna cuota en su emisión, gestión o mantenimiento. Porque en efecto, son tarjetas gratuitas a diferencia de las restantes en su modalidad a crédito.

Créditos sin intereses en las tarjetas: para el consumo

Una primera limitación en estas tarjetas es que el crédito solamente estará disponible para las compras realizadas en establecimientos comerciales. Es decir, que sus titulares no podrán demandar una cierta cantidad a través de las sucursales bancarias o cajeros automáticos y ni tan siquiera destinarlo a otros fines ajenos al consumo. Este factor restringe sensiblemente la utilización de este medio de pago al estar dirigido a usuarios que mantienen una excelente relación con las compras. No en vano, algunos de estos plásticos están catalogados como de fidelización, en donde facilitan las operaciones comerciales a cambio de que abonen con alguna de estas tarjetas. Generalmente por medio de centros asociados a este medio de pago.

A cambio, permiten que se aplacen los pagos, no eternamente, sino en plazos de devolución muy exigentes que oscilan entre 1 y 3 meses. Para que al final del periodo seleccionado se devuelva en su totalidad el importe de las compras realizadas, pero sin intereses. Otro de los aspectos más relevantes de estas operaciones es que tampoco conllevan comisiones. A no ser que se incumplan los plazos de devolución y en cuyo caso habrá que soportar fuertes amortizaciones.

Límites de las operaciones

En cualquier caso, los titulares no gozarán de grandes líneas de crédito. Sino que por el contrario, no excederán de más de 5.000 euros, y que se irá renovando a medida que los importes se vayan devolviendo en los plazos establecidos por los emisores de este producto bancario. Por otra parte, también es muy importante indicar otras ventajas que conlleva la formalización de estas tarjetas de crédito. Como por ejemplo, la devolución de parte de los importes realizados en las compra y cuyos porcentajes alcanzan hasta el 3 % de los cargos a cuenta.

Además, siempre permiten elegir otros formatos de pago en función de las necesidades de sus titulares. Desde los pequeños pagos en diferido o el fraccionamiento de los mismos. En este último caso, llevará aparejado un tipo de interés anual que oscila entre el 15 % y 20 %, en dependencia del medio de pago elegido. A través de un sistema de cuotas mensuales fijas o variables. También conviene recordar que estas tarjetas admiten la retirada de efectivo desde los cajeros automáticos, bien en modalidad a crédito como débito y al igual que ocurre con otra serie de plásticos de distintas características. Mientras que por último, permitirán que los usuarios se beneficien de las mejores promociones y ofertas disponibles en los centros comerciales en donde realizan sus compras más habituales.

Si estás buscando una tarjeta de crédito completamente gratuita y 100% online, pulsa aquí:

José Ignacio Recio