Cuenta Joven, ¿qué la diferencia de las restantes?

10.06.2019

La denominada Cuenta Joven, que es comercializada por todas las entidades bancarias, es un producto con una personalidad propia y que está dirigida a un segmento de la sociedad muy importante. Sus destinatarios son los jóvenes con una edad comprendida entre los 14 y 25 años aproximadamente. Les permite canalizar sus ahorros a través de un modelo específicamente diseñado a ellos. En donde están en condiciones de rentabilizar su pequeño capital por primera vez en su vida.

Una de sus aportaciones más relevantes es que se constituye en una herramienta para obtener una tarjeta de crédito o débito totalmente gratis. Para que de esta forma, puedan retirar el dinero en efectivo de los cajeros automáticos sin ninguna clase de restricciones ni limitaciones. Pero también lleva incorporados otras prestaciones que son convenientes de analizar para conocer si la contratación de esta cuenta es muy beneficiosa para sus intereses personales.

Cuenta Joven: ¿qué servicios ofrece?

Este producto destinado al ahorro personal se caracteriza en primer lugar porque está exento de comisiones y otros gastos en su gestión o mantenimiento. Como una de las señales de identidad por la que es reconocible en las ofertas de los bancos. Otra de sus aportaciones más relevantes es que es un producto financiero que admite desde el principio toda clase de domiciliaciones de recibos, cheques o incluso su vinculación con las tarjetas de crédito o débito.

Alguna de estas cuenta, por otra parte, están confeccionadas con una remuneración desde el primer euro. Aunque el interés que se aplica es excepcionalmente bajo, con un margen que va del 0,05 % al 0,20 % en función del modelo suscrito por los jóvenes. Aunque lo más interesante de esta propuesta bancaria es que en los últimos mes están emergiendo los pagos de intereses por medio de un abono a cuenta semanal y no anual. Con una total liquidez sobre el saldo de cuenta de ahorra formalizada por estos clientes tan especiales.

Con línea de crédito permanente

Siendo importantes estos servicios en las cuentas no son los únicos habilitados por parte de las entidades financieras que desarrollan su emisión. En concreto, el acceso en condiciones preferentes a ofertas y promociones de las entidades emisoras. Como por ejemplo, conciertos musicales, actividades vinculadas al ocio o ciertas compras en los establecimientos comerciales. Con bonificaciones de hasta el 25 % sobre sus precios originales.

Otra de sus aportaciones más importantes reside en el hecho de que esta clase de cuentas no ofrecen ningún periodo de permanencia. Su flexibilidad es total y además permiten acceder a otros productos bancarios en condición preferente. Por otro lado, tampoco es necesario mantener un saldo en la cuenta elevado. Al igual que es no se constituye como un vehículo para bonificar los recibos domésticos (agua, luz, gas, etc.), tal y como ocurre con las cuentas para seniors.

300x250

Mientras que por otra parte, hay que poner de manifiesto que los intereses brutos percibidos tendrán la consideración de rendimientos del capital mobiliario sometidos a la retención aplicable de acuerdo con la legislación vigente. En cualquier caso, bajo unos intereses anuales muy bajos que apenas sobrepasan niveles del 0,20 % y por lo cual su incidencia tributaria es mínima.

Por último, incidir en que este producto tiene una vigencia que se genera cuando sus titulares cumplen una edad determinada. Establecida entre los 20 y 25 años, en función de las condiciones impuestas por los bancos emisoras de este modelo de ahorro destinado al segmento más joven de la sociedad. En donde no tendrán más remedio que abrir otra cuenta de diferentes características a partir de las ofertas y promociones impulsadas por las entidades financieras de nuestro país. Como por ejemplo, cuentas de alta remuneración, bonificadas o vinculadas a la domiciliación de la nómina.

Si estás buscando una cuenta completamente gratuita y 100% online, pulsa aquí:

José Ignacio Recio