Depósitos a plazo con pagos anticipados

07.06.2018

Hasta hace unos pocos años el gran problema de los depósitos a plazo residía en el hecho de que había que esperar a su vencimiento para percibir los intereses. Pues bien, esto ya no es una excusa para formalizar este producto destinado al ahorro debido a que han emergido las imposiciones con pago adelantado. 

Con una gran pluralidad en cuanto a los vencimientos ya que están contemplados con abonos mensuales, trimestrales, semestrales o realizados todos los años. Si bien la rentabilidad seguirá siendo la misma, sus titulares los recibirán antes de tiempo para dotarse de mayor liquidez en su cuenta corriente. Para que de esta forma, puedan hacer frente a un pequeño gastos no previsto dentro de su presupuesto personal.

No obstante, hay algunas pequeñas diferencias que caracterizan a los depósitos a plazo con pagos anticipados con respecto a los formatos de toda la vida. Una de estas peculiaridades se materializa en que sus plazos de permanencia son más largos que los restantes. Con periodos que van desde los 12 y hasta los 48 meses. 

Conllevan un pago de los intereses que se ejecuta de una forma progresiva, aunque evidentemente proporcional. Incluso algunas entidades bancarias facilitan la posibilidad de que sea el propio cliente quien seleccione el modelo que mejor se adapta a su perfil como inversor. Con una mayor flexibilidad en las condiciones de contratación para mejorar el atractivo de estos productos bancarios.

Depósitos a plazo: sin mejorar el interés


300x250 Extranjero

Si lo que desean los usuarios bancarios es mejorar su rentabilidad a través de estos productos para el ahorro no encontrarán una respuesta positiva a esta demanda. Porque en todos los casos se mueven bajo unos márgenes comerciales completamente iguales que en las imposiciones con pago a su vencimiento. 

Es decir, para un periodo de permanencia de 12 meses generan un interés de entre el 0,15% y 0,25%. Los depósitos a plazo con pagos anticipados no son de ningún modo más rentables que los restantes. Sino que su principal atractivo se basa en adelantar la retribución que conceden a los impositores.

Por otra parte, son una clase de depósitos que de ninguna forma están vinculados a otros activos financieros  (acciones en bolsa, fondos de inversión o índices financieros). Como estrategia algo más agresiva para incrementar su retribución todos los años. Sino que por el contrario, se rigen bajo planteamientos muy tradicionales que no ofrecen novedades de cierta relevancia a los demandantes de este producto financiero. 

Además, habitualmente conllevan unas comisiones por cancelación anticipada que es mucho más exigente que en los otros casos. Con cuantías que oscilan entre el 0,50% y 2% sobre los beneficios obtenidos.

Imposiciones crecientes bajo una mayor rentabilidad

Para conseguir que el tipo de interés sea más competitivo bajo estos planteamientos comerciales no quedará más remedio que suscribir los depósitos denominados como crecientes. Son productos que anticipan también sus beneficios pero con una estructura algo diferenciada. Es decir, irán aumentando el interés de forma gradual hasta alcanzar en el último trimestre su máxima remuneración.

No obstante, tienen dos problemas para ser contratados que deberán ser analizados con mucho detalle. Por una parte, sus plazos de permanencia son más elevados y por otro lado no podrán ser cancelados antes de su vencimiento en ningún momento. Hasta el punto de que los tendrás que tener en cartera hasta el final, aunque te hayan liquidado buena parte de los beneficios generados.

Esta es una modalidad en los depósitos por la que los bancos tratan de captar el ahorro de sus clientes. Pero mucho cuidado con su publicidad ya que suele resaltarse sobre todo su rentabilidad en el último periodo de permanencia, no hallando la media de todos los meses. Con una divergencia de unas cuantas décimas porcentuales sobre el resultado final. Por este motivo, los depósitos crecientes suelen originar más de una incertidumbre entre sus demandantes. Como por ejemplo, que no sepan con claridad cuál es el interés que van a recibir por depositar su dinero.

José Ignacio Recio


También podría interesarte...

Tarjetas de crédito

Sin comisiones ni gastos de apertura. 

Solicítala online

Préstamos online

Calcula tu scoring y solicita el préstamo que mejor se adapte a tus necesidades

Solicita ahora

Lee lo nuevo de esta semana 

Cuando se está en un apuro y no se tiene tiempo para conseguir dinero, la alternativa perfecta pueden ser los microcréditos. Se trata de un tipo de crédito pensado en aquellas personas que tienen que solventar caprichos determinados o tienen que pagar una deuda puntual. Este instrumento de financiación no deja de ser un tipo de préstamo personal...