Las claves necesarias para contratar el seguro de hogar perfecto

26.10.2018

A diferencia de lo que ocurre con el seguro de coche o de moto, formalizar una póliza para el hogar no es obligatoria salvo que la casa esté hipotecada y entonces no habrá más remedio que contratarla. De todas formas, este es un producto muy poco homogéneo y que abarca varias necesidades que pueden surgir en la vivienda o en sus moradores.

Desde este escenario general, la primera labor de los usuarios consistirá en detectar cuáles son los siniestros más habituales. El pésimo estado en las cañerías, deficiencias en la instalación eléctrica o posibles robos de que pueden ser víctimas sus propietarios son algunos de los escenarios que deberán contemplarse al firmar el contrato con la compañía de seguros. Serán unas coberturas fijas que deberán estar presentes en cualquier seguro de hogar.

Otro factor a tener en cuenta es el que se refiere al aseguramiento del mobiliario y objetos de valor. Como muebles, ropa, antigüedades y en general todos los objetos de un valor especial. En este sentido, requieren de un tratamiento sensiblemente diferente en sus coberturas. Hay que recordar que cualquier objeto que supere los 5.000 euros deberá considerarse como especial y por tanto necesitará de un aseguramiento adicional que elevará la prima anual en cerca de 100 euros al año. Un apartado especial son las joyas, ya que si bien están integradas en este grupo, exigen de una valoración diferente ante posibles hurtos o robos en el hogar. 

Seguro de hogar: ¿qué cubre?

Es muy frecuente que los hogares dispongan de un seguro que les proteja, pero también que sus titulares desconozcan cuáles son las coberturas básicas a las que tienen derecho. Pues bien, no solo preserva a la vivienda, sino a los todos los miembros que conviven en el hogar familiar, incluyéndose a las mascotas. Aunque al tratarse de una póliza tan amplia en sus servicios es conveniente revisar las coberturas que se firman. No en vano, se pueden eliminar o añadir otras en función de las necesidades reales de los asegurados.

Para asegurar esta propiedad privada será imprescindible que los propietarios asignen el valor del contenido. ¿Esto qué quiere decir realmente? Pues algo tan sencillo como calcular el valor de todos los elementos que están en la casa, y cuya cifra se origina al multiplicar los metros cuadrados del inmueble por lo que ha costado la operación de compra. En cada caso será diferente y este factor hace que unos seguros sean más caros que otros.

Si estás pensando en contratar un seguro, pulsa aquí:

José Ignacio Recio

Lee lo último del mes:

Cuando se está en un apuro y no se tiene tiempo para conseguir dinero, la alternativa perfecta pueden ser los microcréditos. Se trata de un tipo de crédito pensado en aquellas personas que tienen que solventar caprichos determinados o tienen que pagar una deuda puntual. Este instrumento de financiación no deja de ser un tipo de préstamo personal...