Los errores más comunes cuando vas a elegir un préstamo

27.06.2019

Hoy en día, los préstamos rápidos se han convertido en una alternativa para muchas personas que necesitan liquidez para cubrir un gasto inesperado, hacer un viaje, reformar la casa o cualquier otro tipo de gasto extra.

Sus características más ventajosas es precisamente la velocidad en la que se concede y, que no suelen exigir ningún tipo de vinculación. Además, los requisitos para su concesión suelen ser bastante sencillos de cumplir, en muchas ocasiones se concede incluso figurando el solicitante inscrito en un fichero de morosos.

Si bien, es que este tipo de préstamos como todos no está exento de riesgos.

A pesar de que normalmente se conceden por importes pequeños y plazos poco dilatados, lo cierto es que en la solicitud de un préstamo de este tipo hay errores que normalmente se cometen pero que en realidad no son difíciles de corregir si tenemos en cuenta una serie de consejos.

Errores más habituales

Fijarse únicamente en la TAE

Todas las entidades están obligadas a publicar el TAE de sus productos. Sin embargo, fijarse en la TAE para comparar con otros préstamos es un error, ya que no tiene sentido comparar los costes de un préstamo rápido con los costes de un préstamo a largo plazo,

En estos casos, lo más recomendable es comparar los honorarios que cobra una u otra empresa y ver si son razonables.

Los plazos son importantes

A diferencia de lo que ocurre con los préstamos convencionales, un plazo más largo implica en algunas ocasiones menores intereses a pagar.

¿No sabes qué empresa te concede la financiación? Mejor evalúa la seguridad de la empresa.

No pidas un crédito rápido para pagar otro préstamo

Pedir un crédito rápido para pagar otro préstamo puede acabar conduciéndonos a una espiral de deudas de la que es muy difícil salir. Si no tenemos suficiente dinero ahorrado, lo mejor es que no pidamos una financiación de estas características.

Ante todo, aplica el sentido común

Los créditos rápidos están pensados para casi cualquier persona, independientemente de la calidad crediticia del solicitante, pero eso no quiere decir que tengamos que tomárnoslo a la ligera. Nadie nos va a perdonar si no podemos pagar una cuota, y un impago puede acarrear unas comisiones bastante significativas y provocar un grave endeudamiento.

Si todavía no conoces tu scoring y deseas calcularlo, pincha aquí:

de la Redacción

También podría interesarte:

Tarjetas de crédito

Descubre nuestra selección de tarjetas de crédito, gratuitas y 100% online.

Solicita ahora

Hipotecas online

Te encontramos aquella que mejor se adapta a tus necesidades.

Solicita ahora

Últimos artículos del mes: