Microcréditos VS Préstamos personales

12.02.2020

Cuando se está en un apuro y no se tiene tiempo para conseguir dinero, la alternativa perfecta pueden ser los microcréditos. Se trata de un tipo de crédito pensado en aquellas personas que tienen que solventar caprichos determinados o tienen que pagar una deuda puntual. Este instrumento de financiación no deja de ser un tipo de préstamo personal flexible, que se puede incluso solicitar por internet, a fin de agilizar el proceso.

Microcréditos, la solución más rápida

Los microcréditos se dirigen a satisfacer necesidades puntuales por un corto plazo.

Disponer del dinero necesario para pagar un gasto imprevisible es posible. El proceso de solicitud de este tipo de financiación no suele ser más de 15 minutos. Y las cantidades tampoco son elevadas, suelen rondar los 700 a 1.000 euros en la mayoría de ocasiones.

Los requisitos que suelen requerir las entidades para los microcréditos suelen ser: contar con una cuenta corriente, ser mayor de edad y disponer de un flujo de ingresos suficiente como para hacerse cargo del crédito.

Una de las características que distinguen a los microcréditos de los préstamos es que no necesitan ni avales ni garantías para obtenerlos.

La cantidad de dinero en los microcréditos, no suele superar los 1.000 euros como hemos indicado previamente. Por su parte, los préstamos personales suelen facilitar al solicitante cantidades mayores.

En lo que respecta a la devolución, en ambos métodos de financiación hay que pagar intereses. Por su parte, la forma de devolución es distinta: los microcréditos suelen devolverse de una sola vez o en un corto plazo de tiempo, siempre inferior al de los préstamos, que se pueden devolver a plazos en varios meses.

Si necesitas liquidez y, estas pensando en pedir un préstamo, pincha aquí:

de la Redacción