Micropréstamos sociales: algo más que financiación a particulares

10.07.2018

¿Qué son los micropréstamos sociales?

Los denominados micropréstamos sociales son aquellos que están destinados a personas que se encuentran en situaciones económicas muy complejas y desean financiar algunas de sus necesidades puntuales. No en vano, uno de los principales requisitos que aporta esta línea de crédito tan especial es que sus demandantes sean familias que estén en el umbral de la pobreza. Es decir, con rentas conjuntas por debajo de 17.000 euros aproximadamente. Para que con las cantidades prestadas estén en disposición de financiar proyectos ligados a su desarrollo personal o familiar. Como por ejemplo, los gastos no previstos que pueden desajustar muy seriamente su presupuesto anual.

De momento son muy pocas las entidades financieras encargadas de comercializar los micropréstamos sociales y todas las ofertas provienen de los departamentos dirigidos a promover esta clase de créditos. Uno de estos ejemplos está representado por Microbank, una entidad integrada en CaixaBank y que está dedicada a la concesión de microcréditos a pequeños empresarios y particulares que presentan estas características. A través de una serie de líneas de crédito que difieren sustancialmente con las tradicionales. Tanto por sus demandantes como por las propias particularidades de la liquidez ofrecida.

Micropréstamos sociales, ¿bajo qué condiciones?

Esta financiación se caracteriza fundamental por dos aspectos que son muy dignos de reseñar. Por una parte, porque aporta un nivel de liquidez que difícilmente podría obtenerse a través de otra clase de créditos. Hasta el punto de que es la última oportunidad para financiarse que tienen un sector muy importante de la población. Y por otra, muestra unas condiciones de contratación mucho más favorables para los intereses personales de los clientes. Tanto en lo que se refiere al tipo de interés al que se firman estas operaciones como a la eliminación de comisiones y gastos en su gestión y mantenimiento.

Desde este escenario general, los micropréstamos sociales ofrecen hasta 25.000 euros, pero con una novedad muy importante con respecto a otras líneas de créditos más convencionales. No es otra que la incorporación de un periodo de carencia de capital que puede ampliarse hasta 12 meses. Para que de esta forma, sus titulares estén en mejor disposición de soportar la deuda al inicio de la operación. En cualquier caso, con un tipo de interés más competitivo que los restantes, al rebajarse unos pocos puntos porcentuales con respecto a las propuestas de los créditos bancarios. En torno al 6% o 7%, por medio de un tipo de interés fijo durante toda la vida de la operación.

Los micropréstamos cuentan con una amortización más rápida

Estos pequeños créditos llevan aparejados otras características que los hacen más reconocibles en su actual oferta. Como por ejemplo, que presentan un periodo para su devolución más corto. Sus plazos máximos se mueven entre 3 y 6 años y con otro detalle muy relevante y es que se comercializan sin garantía real. Como consecuencia de este aspecto, los usuarios podrán contener con mayor rapidez su nivel de endeudamiento ya que finiquitarán la operación en menos tiempo y con unas cuotas mensuales más bajas que la de los restantes préstamos. Debido a que los intereses que se aplican son mucho más competitivos.

Por otra parte, y como no podría ser de otra forma, esta clase de micropréstamos permiten financiar gastos vinculados a la vivienda, salud, educación, necesidades de personas con discapacidad, o reagrupamiento familiar, entre otras necesidades. Precisamente un nicho de negocio que no está presente en estos momentos en la oferta que vienen realizando las entidades bancarias.

En este sentido, es una de las mejores soluciones para las personas que están muy cerca de los escenarios de exclusión social. Como en los casos de familias monoparentales, mujeres separadas o incluso personas con un alto nivel de discapacidad física o intelectual. En cualquiera de los casos, los demandantes deberán aportar que disponen de unos ingresos regulares todos los meses, aunque sean bajo una cuantía no muy exigente. Entre 15.000 y 20.000 euros al año.

 Si deseas solicitar un préstamo, pulsa aquí:

José Ignacio Recio

También podría interesarte...

Tarjetas de crédito

Sin comisiones ni gastos de apertura

Solicita aquí >

Hipotecas online

Las mejores propuestas adaptadas a tus necesidades

Solicita aquí >

Banner 300x250

Lee lo nuevo de esta semana

Cuando se está en un apuro y no se tiene tiempo para conseguir dinero, la alternativa perfecta pueden ser los microcréditos. Se trata de un tipo de crédito pensado en aquellas personas que tienen que solventar caprichos determinados o tienen que pagar una deuda puntual. Este instrumento de financiación no deja de ser un tipo de préstamo personal...