Préstamo o empeño ¿cuál te conviene?

28.09.2021

El sector financiero mexicano ofrece alternativas accesibles que pueden ayudarte a salir del paso

Cómo evitar el sobreendeudamiento

La primera recomendación que debes tener en cuenta es que ninguna deuda o compromiso financiero que adquieras debe sobrepasar 30% de tus ingresos, de lo contrario podrías enfrentar un problema de sobreendeudamiento que puede darte severos dolores de cabeza.

La opción de un solicitar una tarjeta, crédito personal o de nómina a un banco tiene ventajas y desventajas. En meses recientes, los principales bancos que operan en México ha puesto a la mano de sus clientes alternativas cada vez más accesibles para contratar algún financiamiento que van desde aplicaciones móviles o solicitarlo en un cajero automático.


Qué hacer en caso de deudas

Si eres un deudor cumplido y cuentas con un historial crediticio muy bueno, de acuerdo a tus ingresos puedes obtener, en plazos que van de 48 horas hasta dos semanas, una respuesta favorable de un banco sobre una solicitud de crédito

Si te retrasaste en pagos en algún momento de tu vida, es factible que la institución te niegue el préstamo al considerarte un cliente riesgoso.

Una buena opción puede ser un crédito de nómina. El banco donde semanal o quincenalmente recibes tu sueldo, te ofrece la opción de descontarte una cantidad de tu salario en plazos que van de 6 hasta 48 meses.

Empeños o préstamos

En el caso de los empeños, también son una alternativa viable si lo haces con prudencia, buscando las mejores tasas de interés, en empresas seguras y registradas ante la Profeco. Es un crédito caro que también en algunos casos rebasa el 100% en su Costo Anual Total y considera que si no cumples con sus plazos, la prenda que empeñes será vendida por la empresa a fin de recuperar el préstamo que te hizo.

La ventaja con el empeño es que obtienes efectivo prácticamente en cuestión de minutos. En México existen dos tipos de casas de empeño. Las más conocidas son las instituciones de asistencia privada, como el Nacional Monte de Piedad y Fundación Rafael Dondé así como las empresas privadas que en su mayoría cobran intereses más altos.