Tarjetas prepago: ¿cómo son y que aportan?

19.03.2019

Las tarjetas prepago:

Las tarjetas prepago se constituyen en uno de los medios de pago más desconocidos por buena parte de los usuarios y que pueden ser muy interesantes de suscribir por las especiales características que aporta llevarla en la cartera. Su principal aportación reside en el hecho de que el límite del gasto de la tarjeta es el que se haya cargado previamente por sus titulares en cada momento. Con la ventaja adicional de que puede recargarse ilimitadamente y cuantas veces se desee. No hay restricciones en estas operaciones y es la principal diferencia respecto a las tarjetas de crédito y débito más convencionales.

No es la única novedad la que ofrece este medio de pago tan especial ya que los últimos formatos llevan aparejado una mayor seguridad en su uso. Debido a que incorpora un seguro ante posibles atracos o incidencias en los cajeros automáticos. Sin ningún coste adicional en el mantenimiento de este producto bancario. Porque no puede olvidarse que este modelo de tarjetas puede utilizarse desde cualquier dispositivo tecnológico, al igual que el resto de tarjetas.

Tarjetas prepago: sin comisiones

Otro de los denominadores comunes de este medio de pago es que su contratación no conlleva comisiones anuales por su emisión y mantenimiento. Al igual que otros gastos en su gestión y que permite que los usuarios estén en disposición de ahorrarse entre 20 y 100 euros todos los años por este concepto. Por otra parte, tampoco habrá cargo alguno por intereses en la retirada de efectivo porque estas operaciones se ejecutan sobre el importe previamente recargado. Un movimiento que es gratuito desde cualquier cajero bancario. No se podrá demandar más dinero del realizado en la recarga.

Esta clase de tarjetas pueden cargarse en cualquier momento y por una cantidad que oscila entre 5 y 3.000 euros como máximo. Teniendo una vigencia total y hasta que es utilizado por los titulares de este producto financiero. En este sentido, es un formato mucho más flexible que en las tarjetas más tradicionales. Porque será el propio titular quien decida el saldo de la tarjeta prepago y sin ninguna vinculación con cuentas corrientes ni otros productos bancarios de similares características.

¿Cómo se realizan las recargas?

Cada vez que se hace una compra o realiza una retirada de efectivo en los cajeros mediante las tarjetas de prepago, se genera un cargo directo sobre el saldo de las mismas. Como consecuencia de esta actuación se pueden realizar tantas operaciones como se quiera hasta consumir el importe disponible. Por otra parte, las recargas en este medio de pago pueden realizarse desde diferentes canales de intermediación. Desde los sistemas más tradicionales, en red de cajeros o por teléfono, o por medio de las últimas aplicaciones tecnológicas. Sin que en ningún momento suponga desembolso alguno por la carga realizada.

Otro de los denominadores comunes de esta herramienta para gestionare el dinero es que cada ingreso en la tarjeta de prepago se suma al saldo de dinero existente. Contando también con un servicio de protección ante un uso fraudulento en este medio de pago. Aunque el principal beneficio de su titularidad es que no será necesario abrir una cuenta de ahorro para suscribirla. Ni tan siquiera se exigirá ser cliente de la entidad bancaria que emite este producto. En cualquier caso, es una alternativa si lo que se desea es controlar más eficazmente los gastos. Al igual que es un instrumento muy útil para que los jóvenes puedan gestionar la paga concedida por sus padres.

Si estás buscando una tarjeta completamente gratuita y 100% online, pulsa aquí:

José Ignacio Recio

También podría interesarte:

Préstamos online

Calcula tu scoring y solicita el préstamo del importe que tú elijas.

Solicita ahora

Hipotecas online

Te encontramos aquella que mejor se adapta a tus  necesidades

Solicita ahora

Últimos artículos del mes: