Ventajas de las hipotecas a plazo fijo: ¿cómo me puedo beneficiar?

15.07.2019

La elevación del índice de referencia europeo, Euríbor, al que están vinculadas más del 90 % de las hipotecas contratadas a tipo variable está incidiendo que los contratos a tipo fijo vuelvan a tener un mayor interés por parte de los demandantes de este producto financieros. Hasta el punto de que estos créditos hipotecarios están mostrando unos márgenes de intermediación más interesantes que hace unos meses. Así se pone de manifiesto en los últimos datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en donde se constata que el tipo de interés medio al inicio es del 2,42 % para las hipotecas sobre viviendas a tipo variable (con un descenso del 4,7 %) y del 2,98 % para las de tipo fijo, lo que representa un 4,8 % menos.

Uno de los motivos para volver la vista hacia las hipotecas a tipo fijo es la previsible decisión que tomará el próximo año el Banco Central Europeo (BCE) para elevar los tipos de interés en la zona euro. En estos momentos están en el 0%, es decir el precio del dinero no vale nada y esto ha propiciado que hasta ahora las hipotecas a plazo variable sean más rentables. Pero esta situación no durará eternamente y en cualquier momento la tendencia tendrá que cambiar. Hasta el punto de que afectará a la modalidad de hipoteca por la que se decanten los usuarios.

Hipotecas a plazo fijo: siempre la misma cuota

En cualquier caso, una de las más relevantes ventajas de las hipotecas a plazo fijo es que siempre se abonará la misma cuota mensual y hasta su vencimiento. Pase lo que pase en los mercados financieros y en todo caso ajena a la evolución de los índices de referencia a las que están vinculadas estas líneas de crédito para la adquisición de una vivienda.

Otro de sus beneficios reside en el hecho de que incorporan unas comisiones menos exigentes que en los contratos a tipo variable. Con una reducción de unas cuantas décimas porcentuales respecto a otros modelos de financiación. Por otra parte, esta clase de créditos hipotecarios se caracterizan porque, al mantener una misma cuota mensual, hasta su vencimiento ayudan a planificar el presupuesto de las familias. Sin sobresaltos en el gasto fijo que tendrán que asumir todos los años sus demandantes.

Más fáciles de negociar

Las hipotecas a tipo fijo se distinguen, por otra parte, porque aportan una negociación menos compleja al no estar vinculada a ninguna fuente de referencia, como en el caso concreto del Euríbor. Tampoco hay que tratar de buscar un diferencial más competitivo que el resto. Sino que por el contrario, basa su estrategia comercial en ofrecer unas condiciones en su contratación que son mucho más estables que a tipo variable. Es decir, no se está pendiente de las fluctuaciones en los mercados financieros.

Interés más alto, pero rentable a largo plazo

Es cierto que las hipotecas a tipo fijo son más caras al principio, pero en plazos de permanencia más duraderos amortiza este efecto. Entre otras razones porque los tipos de interés bajos nunca permanecen eternamente en estos niveles. Como consecuencia de esta característica, es muy frecuente que sean más rentables a plazos de 30, 35 o incluso 40 años.

Mientras que por otra parte, se están viendo beneficiados de una mayor oferta en esta clase de hipotecas. Debido a que están volviendo al centro de las operaciones inmobiliarias por la subida en el índice de referencia europeo al que están vinculadas las hipotecas a tipo variable. De esta forma, puede encontrarse con líneas de crédito con rebajas de unas cuantas décimas porcentuales respecto a sus precios originales. Al igual que exenta en el pago de comisiones y otra serie de gastos.

Si estas buscando una hipoteca que se adapte a ti, pincha aquí

José Ignacio Recio

También te podría interesar:

Tarjetas de crédito

Descubre nuestra selección de tarjetas de crédito, gratuitas y 100% online.

Solicita ahora

Préstamos online

Calcula tu scoring y solicita el préstamo del importe que tú elijas.

Solicita ahora

Últimos artículos del mes: