Vincular un depósito a los activos financieros más originales

05.09.2018

Depósitos a plazo fijo 

Tener contratado en estos momentos una imposición bancaria a plazo fijo no es ninguna operación rentable. En especial, cuando el rendimiento medio de este producto de ahorro a un plazo de 12 meses apenas alcanza el 0,13%, según los últimos datos del Banco de España. De todas formas, siempre hay posibilidades para mejorar estos márgenes de intermediación y una de estas estrategias comerciales pasa necesariamente por ligarlo con otros activos financieros especialmente relevantes. Entre los que destacan por su originalidad e innovación algunos metales preciosos (oro o plata) y materias primas (petróleo).

Esta actuación, permite que se pueda superar el tipo de interés ofrecido inicialmente, siempre y cuando los activos vinculados al depósito consigan alcanzar un nivel en sus precios. Algo que por otra parte, no es muy sencillo de cumplimentar en ciertas situaciones en los mercados financieros. Aunque en caso de no lograrse los objetivos, los depositantes dispondrán de una rentabilidad fija y garantizada que en el mejor de los casos alcanzará el 0,15 %. En ningún caso, se podrá perder dinero con este producto bancario, ni tan siquiera si los activos financieros seleccionados se desplomasen en su precio. Ante todo, no hay riesgos de perder parte del capital invertido.

Banner 300x250

Depósito ligado a otros activos financieros

Dentro de la actual oferta bancaria, cada vez es mayor el número de imposiciones a plazo que se mueven bajo estas características. Ante el temor de que el ahorro de los clientes puede dirigirse hacia la competencia. No obstante, estos modelos de gestión son mucho más complejos y requieren de un mayor conocimiento de los activos financieros contratados a través de este producto: oro, plata o petróleo, entre algunos de los más importantes.

Su principal diferencia respecto a las imposiciones más tradicionales es la elevación en sus plazos de permanencia. Por lo general, están confeccionados para 24 o 36 meses, un tiempo más que suficiente para que el activo financiero pueda revalorizarse con ciertas garantías de éxito. En ningún caso, los usuarios se encontrarán formatos a corto plazo (3, 6 o 12 meses). Por otra parte, también serán más complicados para cancelarlos anticipadamente debido a que cuentan con unas penalizaciones muy severas para los rescates parciales y totales que pueden alcanzar el 3 % sobre el capital invertido.

Sin la opción de una renovación automática

Otra de sus principales diferencias respecto a las imposiciones tradicionales es que estos modelos requieren de aportaciones monetarias más exigentes. Es decir, se suscriben desde 5.000 euros en adelante y sin la posibilidad de renovarlos automáticamente. Por otra parte, están exentos de comisiones y otros gastos en su gestión o mantenimiento como otro incentivo para su contratación. Al igual que tampoco puede olvidarse que están concebidos como un formato de inversión más que de ahorro por las especiales características que presentan los depósitos ligados a otros activos financieros. Para tratar de mejorar el rendimiento del patrimonio invertido en estos productos financieros. 


José Ignacio Recio

Podría interesarte...

Tarjetas de crédito online

Si tienes pensado realizar un viaje en el extranjero, echa un vistazo a las tarjetas de crédito que hemos seleccionado: gratuitas, 100% online y sin comisiones ni gastos extra

Solicita ahora >

Hipotecas online

Te encontramos aquella que mejor se adapta a tus necesidades, tanto si buscas tu hipoteca para tu primera casa o si estás pensando en cambiarla

Solicita ahora >

Lee lo nuevo de esta semana 

La falta de liquidez para afrontar los gastos dada la reducción del empleo y la actividad comercial a causa de la pandemia aumenta cada vez más entre las familias españolas, por lo que muchos han tenido que recurrir a pedir un aplazamiento en el pago de una hipoteca o a la solicitud de un préstamo personal. Analicemos si es el...